La música influye en nosotros a la hora de comer

¿A quién no le gusta comer? Es el momento favorito del día de muchas personas, una rica sopa, guisadito y un delicioso postre para tener un excelente día. Bien dicen que panza llena, corazón contento.

Lo que muchos no saben es que para disfrutar la comida, hay más que el factor de comer, dicen que comemos con los ojos, boca y orejas.

Especialistas de la Universidad de Oxford demostraron que la percepción de lo dulce en la comida puede aumentar si escuchamos sonidos de alta frecuencia, por otro lado, los de baja frecuencia hacen más fuertes el amargo del café.

En lugares donde hay mucho ruido, lo dulce de los alimentos se reduce mucho, también el estudio demostró que los sabores dulces y salados pierden sabor cuando escuchamos música alta.

Por más loco que esto pueda sonar, los expertos explican que la relación entre la audición y el gusto se dan por las ramas bilaterales del nervio facial que llega a las papilas gustativas que cruza con la membrana del tímpano en el camino al cerebro.

Los sonidos también pueden afectar el sentido de saciedad al comer.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR