El niño que vivió en Marte y puede demostrarlo

Hay casos sorprendentes en los que hay personas que afirman que tienen vidas pasadas y son capaces de dar datos que nos sorprenden y que además son comprobables. Por estas razones, muchas veces nos preguntamos sobre la verdad de estos relatos.

Esta chica aseguró su lengua por 1.25 mdd

Uno de los casos más sorprendentes es el de Boriska, nacido en 1996 en la ciudad de Volzhsky, Rusia. La particularidad de Boris es que nació con cualidades extraordinarias, desde bebé sus padres notaron que no era un pequeño como todos los demás.

A los 3 años, Boris comenzó a hablar a su familia sobre temas del universo, era capaz de nombrar los planetas del Sistema Solar, sabía sobre satélites y galaxias. Contaba historias sobre su anterior vida en Marte, hablaba de civilizaciones exraterrestres y específicamente sobre Lemuría y sus lemurianos que vivieron en el Planeta hace 800 mil años.

Esta app reconoce a las personas con solo una foto

Dentro de sus relatos dio detalles como que las antiguas razas tenían una altura de 3 metros, cuenta que los lemurianos desaparecieron por un siniestro provocado cuando un meteorito cayó sobre una parte de la tierra habitada por los lemurianos, además añade que en Marte sus habitantes no respiran oxígeno porque envejece el cuerpo, pero respiran gas carbónico. En cuestión de transporte, habla sobre naves redondas y triangulares que son capaces de viajar en el tiempo y visitar lugares del universo. Algo muy interesante es que asegura que no todos murieron, algunos lemurianos lograron salvarse y se fueron a vivir a zonas subterráneas del suelo marciano.

Algunas teorías dicen que el cerebro humano puede tener dos tipologías para liberar la memoria, una es la memoria consciente o voluntaria y la otra es la memoria remota o involuntaria. Se dice que los datos de las experiencias que vivimos se almacenan en una dimensión no física del cerebro. Las emociones, pensamientos y aprendizajes se guardan en la memoria remota, y los recuerdos o datos mecánicos no emocionales se guardan en la memoria consciente.

Hoy en día tiene 20 años y es considerado un niño índigo dotado de ventajas especiales y con mucha inteligencia, Boriska sabe mucho sobre extraterrestres, el universo y sobre el futuro del planeta. Además el profesor Vladislav Lugovenko , doctor en física matemática de la Academia de Ciencias en Rusia, ha seguido el caso desde que Boris era muy pequeño, a tal grado que el doctor escribió un libro sobre Boris.

MÁS SOBRE:


TE PUEDE INTERESAR