Despierta de la anestesia en plena operación

Donna Penner, una paciente canadiense, cuenta cómo una operación rutinaria, a la que se sometió en 2008, se convirtió en una auténtica pesadilla diga de un guión de Hollywood. La mujer se despertó de la anestesia en plena operación.

"Me acostaron en la mesa de operaciones y empezaron a hacer eso que hacen: Me conectaron a todos los monitores, el anestesiólogo me puso algo por vía intravenosa y luego una máscara, y me dijo que respirara profundo. Al final, me quedé dormida".

"Cuando desperté, todavía podía oír los sonidos de la sala de cirugía, los pasos, el ronroneo y los pitos de las máquinas, el ruido del movimiento de los instrumentos. (...) Oí al cirujano hablar y las palabras que dijo me estremecieron hasta la médula de los huesos: bisturí, por favor".

Penner había despertado de la anestesia pero no podía moverse. Un bloqueador muscular que le habían aplicado se lo impedía. "Entré en pánico. Esperé unos segundos y luego sentí que me hacía la primera incisión, el dolor...No tengo palabras para describirlo. Era horrendo".

La paciente continúa con su estremecedor relato. "Escuche lo que hablaban y lo que hacían, sentí cuando el cirujano hizo las incisiones y cuando introdujo los instrumentos en mi abdomen, y también como movía mis órganos mientras exploraba".

Hacia el final de la intervención, Penner comenzó a recuperar sensibilidad en su lengua. "Empecé a usarla para mover el tubo que tenía para respirar, tratando de atraer la atención. Y lo logré. Pero él pensó que el paralítico ya no estaba teniendo tanto efecto y retiró el tubo que me permitiera respirar". Explica Donna.

"Había pasado por momentos en los que la agonía del dolor era tal que pensé que iba a morir, así que ya me había despedido mentalmente de mis seres más queridos. Ahora, no podía respirar. (...) Como si alguien hubiera chasquido los dedos. Volví a la sala de operaciones, la enfermera gritaba, hasta que el anestesista dijo:¡Póngale la bolsa de resucitación!". El anestesista le suministró una droga para paliar los efectos del paralítico y al rato, Donna consiguió hablar.

Con la paciente ya recuperándose en su habitación, el cirujano responsable se acercó a preocuparse por su estado. "Me contaron que hubo un problema, señora Penner", le dijo el doctor. La paciente le relató lo sucedido y según Penner, "sus ojos se llenaron de lágrimas y apretándome la mano me dijo que lo sentía muchísimo".


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

No es un sueño, ya es una realidad

Próximas vacaciones: La Luna

No es un sueño, ya es una realidad

La explicación tiene su origen en nuestros ancestros primates

¿Por qué el rojo te hace más atractivo?

La explicación tiene su origen en nuestros ancestros primates

En términos de salud, hay efectos inevitables

Lo que pasa en tu cerebro cuando no duermes

En términos de salud, hay efectos inevitables