Compañía de videojuegos envía instructores a domicilio

En Japón siempre están preocupado por maximizar el rendimiento académico y la adquisición de conocimientos, y así, muchas personas en el país están empleados como tutores, llamados katei kyoshi ("educadores en casa") en japonés.

Los Katei Kyoshi a menudo son llamados a prestar sus servicios para ayudar a estudiantes con dificultades en matemáticas o idiomas extranjeros, pero el último rumor es un que una compañía está confeccionando un plan para enviarle instructores a sus clientes para ayudarles a convertirse en mejores jugadores de videojuegos.

Una empresa con sede en Tokio, que ofrece una variedad de servicios de video en Internet y producción de videojuegos, anunció recientemente su nuevo servicio. Este ofrece a los clientes clases individuales, sobre cómo jugar los más populares videojuegos.

En su fase inicial los precios variarán según el instructor, pero se espera que comiencen en 4.500 yenes (800 pesos) para una lección online de una hora. Alternativamente, estudiantes de 23 universidades de Tokio o los límites de la ciudad de Osaka, pueden optar por una lección en casa de dos horas, en la que las tarifas comienzan en los 11.000 yenes (1990 pesos).

La idea de pagar a alguien para educarse en videojuegos parece ridículamente absurda, especialmente cuando una lección cuesta lo suficiente como para comprar otro juego. Sin embargo, este servicio está promoviendo su servicio con el lema "Aprendé del jugador que admirás", la organización en sí no se refiere a su personal como " kyoshi katei " en cualquiera de los materiales de promoción o declaraciones realizadas hasta el momento.


Así que en su lugar, tal vez sería más exacto pensar en los instructores como "tutores" o "profesores", sino como "entrenadores".


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Superando el miedo a las alturas

¡La altura es poco!

Superando el miedo a las alturas

El amor les llegó a los 90 años

¡Nunca es tarde!

El amor les llegó a los 90 años

Se tatúa la carta de su abuela

No me olvides

Se tatúa la carta de su abuela