Según un estudio los creyentes tienen un pobre entendimiento del mundo

Pero son muy felices

Según un estudio los creyentes tienen un pobre entendimiento del mundo

Investigadoras de la Universidad de Helsinki compararon creyentes en Dios o en lo paranormal con personas con autismo, ya que ambos luchan para entender la realidad del mundo a su alrededor.

Lindeman y Svedholm-Häkkinen reunieron a 258 personas para saber qué tanto estaban de acuerdo con la existencia de un "Dios amoroso, omnisciente y todopoderoso" y si creían en fenómenos paranormales como la telepatía y las visiones del futuro. Después compararon sus respuestas con otros factores como calificaciones y resultados de distintos cuestionarios.

El estudio de las investigadoras finlandesas Marjaana Lindeman y Annika Svedholm-Häkkinen descubrió las creencias religiosas están ligadas a un pobre entendimiento del mundo físico.

Los creyentes tienden a otorgar cualidades mentales (es decir, humanas, porque tienen pensamientos y espíritu) a fenómenos físicos y biológicos como volcanes, flores, piedras, etc. También son más propensos a pensar que los objetos inanimados como metal, aceite o ropa, pueden sentir y pensar.

Digamos que creen en y están de acuerdo con oraciones como "Las piedras sienten frío":

"Los participantes entre más creían en fenómenos religiosos o paranormales, peores eran sus habilidades físicas y sus calificaciones en matemáticas, física, etc.; igualmente, su conocimiento de los fenómenos físicos y biológicos era muy bajo y consideraban objetos inanimados como portadores de características mentales."

Esta falta de entendimiento del mundo físico provoca que le otorguen cualidades humanas a todo el universo y esto resulta en la creencia de demonios, dioses y otros fenómenos sobrenaturales.

Las investigadoras indican que la confusión entre cualidades físicas y mentales "también es característica de civilizaciones antiguas y de niños pequeños."

Sin embargo, resulta que las personas creyentes también son más felices y se sienten más satisfechos con la vida que los no creyentes. También suelen ser más generosos y confiables.


Comentarios