Errores casi imperceptibles pero garrafales en películas

Aunque parezca poco posible, casi cualquier película puede ser víctima de errores de continuidad o de la concordancia de los hechos. En la mayoría de los casos estos gazapos permanecen desapercibidos para el público en general. Pero existen otros que son tan claramente obvios y ridículos que parece un milagro que hayan sobrevivido tras los procesos de edición. Y es que durante una hora y media de metraje se pueden "colar" más de una mancha.

1. Desayuno (Pretty Woman)

Todos recordamos la mítica comedia romántica que protagonizaron Julia Roberts y Richard Gere, tan repetida en televisión. Lo cierto es que existe un fallo de peso en una de las escenas. La chica se encuentra tomando un delicioso croissant por la mañana, pero de buenas a primeras se transforma en una tortita.


2. Los ojos del elfo (El Señor de los Anillos)

En la primera entrega de esta apasionante saga fantástica, Légolas luce unos ojos marrones característicos, como los de su mismo actor, Orlando Bloom. Algo que sólo los verdaderos fans conocen es que tanto en la segunda como en el Retorno del Rey presenta unos iris azules. Es posible que hubieran notificado el tono original descrito en los libros, y al ser tan largo el metraje decidieran arreglar el fallo.


3. Lámpara estable (Spiderman)

Esta película fue la primera superproducción en la que se llevó a este arácnido superhéroe, la cual cosechó los elogios de la crítica. Su ritmo era trepidante, con lo que es normal que algo se les pasara por alto. Este es el momento en el que Peter acaba de descubrir sus poderes, y comienza a probarlos en su habitación. Entonces impacta con una lámpara que saca del cuarto bruscamente, pero en la siguiente toma vuelve a aparecer sin ningún rasguño y quieta.


4. Calzones (Aladdin)

Incluso las películas animadas no se libran de encontrarse en esta lista. En este caso hablamos de la entrañable película de Disney, Aladdin. Es el momento en el que el pretendiente de Jazmine trata de convencerla y cortejarla, pero su compañero tigre la defiende y lo echa rápidamente mordiéndole en el trasero.


 

 

 

 

 

 

 

 

5. Cámara de vigilancia (Jurassic Park)

Aquí tenemos una escena de la película de Spielberg en la que.se encuentran en una sala de observación de seguridad del parque, mirando una pantalla que muestra en directo lo que estaba pasando en otro lugar. Pero lo extraño de todo esto es que aparece una barra de reproducción, como la de los vídeos ya grabados.


6. Luces automáticas (Grease)

Este filme se encuentra entre los mejores musicales románticos del siglo XX. Para hallar el error tenemos que fijarnos en el instante en el que la camarera de la cafetería trata de apagar las luces con el codo, aunque no atina. Al segundo y descaradamente se apagan las luces.

Errores casi imperceptibles pero garrafales en películas. 

7. Miembros del crew en la pelea (Fight Club)

Ocasionalmente, y debido a algún que otro plano contradictorio, más de un integrante de sonido o de filmación se mimetiza entre los extras. En alguna escena de peleas en el mítico sótano de Jack se puede revisar como un cámara toma un primer plano de la lucha entre los dos protagonistas.


 

 

 

 

 

 

8. Ojos maternos (Harry Potter)

 Existe una discordancia que a menudo ha sido resaltada por los numerosos fans de esta saga, aunque no tenga mucha trascendencia en el resultado final. Y es que en los libros se señala que Potter nació con los mismos ojos que su mamá, Lily, por lo que debería tenerlos verdosos. No obstante Daniel Radcliffe fue elegido como la mejor opción, aunque sus ojos presentan un tono azulado. Para el papel de su madre en la superproducción se buscó entonces una mujer con el color de iris como el del actor.


 9. El niño que sabía lo que iba a pasar

Este es el fallo más antiguo de la lista. Se trata de un mítico error acontecido en una de las mejores películas de Alfred Hitchcock. Aquí aparece el factor de trabajar con niños, tan resaltado por muchos directores. Parece que el pequeño que se encuentra al fondo del restaurante sabía lo que iba a pasar. Y es que habían repetido la escena demasiadas veces, que estaba cansado de escuchar el fuerte disparo y saltar de miedo.

Errores casi imperceptibles pero garrafales en películas. 


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

No es un sueño, ya es una realidad

Próximas vacaciones: La Luna

No es un sueño, ya es una realidad

La explicación tiene su origen en nuestros ancestros primates

¿Por qué el rojo te hace más atractivo?

La explicación tiene su origen en nuestros ancestros primates

En términos de salud, hay efectos inevitables

Lo que pasa en tu cerebro cuando no duermes

En términos de salud, hay efectos inevitables