Un hombre fue hospitalizado al encontrarle algo muy extraño en su miembro

Un hombre en China fue internado el 20 de junio en un hospital local después de experimentar el dolor en su pene provocado por agujas de cocer.

El hombre de 35 años de la región militar de Shenyang en Shenyang de la provincia de Liaoning, fue internado en el hospital local después de insertarse objetos afilados durante casi un año en su parte privada. El soltero, cada que introducía las agujas en su virilidad no experimentaba ninguna incomodidad hasta hace poco, cuando comenzó a sentir dolor intenso y ver sangre mientras orinaba.

Los médicos le realizaron una radiografía y encontraron que las agujas estaban pegadas a la uretra membranosa, la parte más estrecha de la uretra. Luego pasaron 90 minutos removiendo cuidadosamente las agujas, que oscilaban entre dos y cuatro pulgadas de largo. Afortunadamente para el paciente anónimo, los médicos no esperan efectos secundarios después de esta intervención.

"Estoy sudando y mis manos están temblando aun cuando esto acabó. Esto no fue nada fácil ", dijo el urólogo Dr. Cao Zhiqiang. "Hay eruditos que explican que esta situación puede ser similar al sadomasoquismo y los fetiches de los pies. Los pacientes están buscando excitación a través de formas inusuales". Declaro el doctor.

Esta no es la primera vez que el médico ha visto un caso como este, además, agrego que su departamento también se ha encontrado con hombres que han introducido recargas de lápiz y termómetros dentro de su pene.

El médico explicó que ahora hay "juguetes especiales" para los pacientes que derivan el placer de esta manera. "Estas herramientas especialmente hechas no sólo son más higiénicas, también son más seguras para insertar ", dijo el Dr. Cao.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

¿Video chat o sexting es realmente malo?

¿Ver mujeres en video se considera infidelidad?

¿Video chat o sexting es realmente malo?

Descubres que tus papás no estaban jugando a las luchas

#TopTen: Se Acabó La Diversión Cuando...

Descubres que tus papás no estaban jugando a las luchas