Correr está prohibido en estos lugares del mundo

Correr no es un ejercicio tan libre como esperaríamos y aunque sea una actividad que nos mantiene en forma, algunos gobiernos han tenido que prohibirlo por el bien de la seguridad nacional.

Corrió maratón mientras tejía una bufanda

Últimamente se tiene esta buena costumbre de hacer fitness, ir al gimnasio y mantener una buena condición para correr. Algunos científicos dicen que los seres humanos desarrollamos esta capacidad de correr largas distancias, incluso en los primeros juegos Olímpicos en Grecia, hubo competencias de carreras. Pero ¿qué pensarías si en algún lugar te lo prohíben?

¿Correr te quita el sueño?

En 2014, en la República de Burundi, una pequeña nación soberana ubicada en la África Oriental, el dictador Pierre Nkurunziza prohibió correr para evitar que opositores políticos disfrazados de corredores se manifestasen en carreras populares o usasen los entrenamientos como forma de conspirar contra el poder.

Hace dos años, en España estuvieron a punto de imponerse limitaciones a correr por la calle, para fortuna de los corredores españoles, esta limitación no pasó y todavía puede correr en la calle y a la velocidad que sea.

Correr un maratón pudiera no ser tan saludable como crees

Por último, en la tradición que tienen en Pamplona (La Pamplonada) la ordenanza municipal de Pamplona prohíbe correr en los encierros de San Fermín con zapatos de tacón, chanclas, sandalias o zuecos, como medida de seguridad y para evitar caídas.

Hace cosas maravillosas al correr, mira las fotos

Así que si tú disfrutas correr, o tienes que hacerlo simplemente porque se te hizo tarde, siéntete dichoso pues no es tan fácil en otros lugares.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

La reacción del valet es sorprendente

Facundo descubre robando a un Valet Parking

La reacción del valet es sorprendente

Encontrando cosas perdidas en lugares inesperados.

¿Cuántas veces no has perdido un anillo?

Encontrando cosas perdidas en lugares inesperados.

Mitad hombre, mitad ardilla voladora.

¡Vámonos a volar!

Mitad hombre, mitad ardilla voladora.