Reseña: Killing Floor 2

¿Qué nos dice Killing Floor 2? Es un título de disparos en primera persona en el cual controlamos a un avatar, que su único propósito es despedazar muertos vivientes por doquier, y por supuesto no morir devorado. Con una dinámica de juego tan sencilla parece ser que este título nos sirve un plato con argumentos fríos, pues no es el caso, y en definitiva debemos tomarlo en cuenta para tenerlo en nuestras consolas.

Objetivo y dinámica de juego

El juego no se complica, el objetivo de Killling Floor 2 es sobrevivir a las 10 oleadas de zombies mutantes. Disponemos de diversos mapas que van desde un centro comercial, una isla e inclusive una tétrica mazmorra para torturas, lo que nos ambienta bastante bien, pero al momento de los golpes, nuestro escenario queda totalmente desapercibido y plano.

Debemos abrirnos paso con diversas herramientas de matanza que nos otorga el juego como granadas, fusiles, lanzallamas, un arma de microondas e inclusive un cañón de hielo. Conforme avancemos y dependiendo de la cantidad de enemigos abatidos, iremos ganando dinero para mejorar nuestro equipo y comprar municiones y armas nuevas a través de un Mercader en forma de terminal que aparecerá en lugares distintos del mapa al término de cada ronda.


Gráficas

El motor gráfico que impulsa a Killing Floor 2 es el Unreal Engine 3, no es el 4 pero parece bien optimizado. Visualmente no es tan atractivo como otros en género shooter, es bueno y disfrutable, pero no asombroso.

En ocasiones notaremos un ligero pixeleo en texturas rectas como escalones o algunas hojas de árbol. Pero para aquellos que solamente desean disfrutar de un buen título de acción y disparos, pasarán desapercibidos y parecerá visualmente genial, pero para los ojos más educados en cuanto a gráficas se refiere, si tiene un ligero inconveniente.

Personalización y variedad

El punto bueno de este juego es que ofrece una buena variedad de zeds, estos muertos vivientes que nos acosan a lo largo de cada minuto en el juego, y en Killing Floor 2existe una agradable paleta multicolor de estos mutantes.

Partimos desde el ejemplar más básico, un zombie come carne pálido y escuálido, posteriormente llegamos a un gordo escupe veneno o un zed con 8 extremidades capaz de brincar muy alto, hasta llegar a un zed completamente invisible y mortífero acompañado de un mutante gigante con taladros perforadores en lugar de brazos.

La notable variedad de especies en zeds nos ofrece una grata experiencia de juego con las hordas, al no ser repetitivos los enemigos y al saber que cada uno posee puntos débiles distintos, como el estómago el cuello o las manos, algo que nos da un plus en Killing Floor 2, pues esto nos orilla a que no disparemos sin pensar.

Igualmente, el aspecto que otorga una mayor variedad en el estilo de juego es la opción de elegir una especialidad en concreto. ¿Qué significa? Que seremos capaces de elegir entre las 10 opciones distintas en qué queremos ser más específicos, como soldado SWAT, incendiario, apoyo o pistolero.

Cada especialidad otorga diferentes virtudes, y aunque todos pueden usar las mismas armas que ofrece el mercader, cada uno tiene características únicas, por ejemplo, el SWAT tiene acceso a armas más especializadas y subfusiles puntuales en la precisión.

Esta vertiente hace que cada jugador pueda vivir de forma distinta cada partida de Killing Floor 2, pero no te preocupes, puedes cambiar de especialidad al terminar la partida que estés llevando a cabo.


Modos de juego

Y aunque puedes combatir en solitario las hordas, sin contar con modo cooperativo, ciertamente en este título es más divertido trabajar en grupo para volar zombies mutantes por los aires através del multijugador. Pues llega un punto en el que 6 jugadores parecen no ser suficientes para acabar con los muertos vivientes.

También podemos acceder al modo competitivo, el cual divide a los jugadores en 2, un bando serán los humanos aferrados por no morir devorados, y el otro serán los jugadores que controlarán a algunos zeds para acabar con la resistencia humana. Un modo de juego bastante entretenido y que de vez en cuando nos obligará a jugar más de 3 partidas sin detenernos.

Carece de un modo historia, pues no cuenta con ningún argumento para desarrollarse a diferencia de su antecesor. Y por esto mismo, Killing Floor 2 otorga un peso considerable a su estilo de juego en línea.

CONCLUSION

Es un juego rápido, no se complica con tramas o modos de juegos enredosos, ni estadísticas que subir, ni rangos que alcanzar. Muy recomendable para aquellos que no tienen tiempo de meterse en un título de disparos con complejas historias y únicamente quieren jugar unas rondas de matanza sin necesidad de preocuparse por su rango, medallas, puntuaciones y etc.

Killing Floor 2 ofrece acción y diversión inmediata.

Lo malo:

  • · Pocas variedades de estilos de juego
  • · No tiene modo historia o campaña
  • · Lo más interesante y entretenido es el online.

Calificación

8

Por: Marcos Rabía

TE RECOMIENDO


Comentarios