Niño quedó atrapado en una taza de excusado

El pequeño de tres años recibió ayuda de los bomberos

Un niño de tres años atoró su cabeza en el asiento de un excusado. En Nanjing China, el pequeño era cuidado por sus abuelos y en un descuido, terminó con la cabeza atorada.

Los abuelos no se habían percatado del incidente hasta que escucharon el llanto del niño. Con todo y tapa del excusado, fue trasladado a una estación de bomberos donde lo liberaron con la ayuda de una soldadera.

Esto tomó varios minutos. Al final todo salió bien y uno de los bomberos se puso a jugar videojuegos con el niño en su celular.


Comentarios