Así como en Hachiko, perro muere en la tumba de su dueño

Una historia que te sacará más de una lágrima

¿Quién no recuerda la historia de Hachiko? Sí, el perro Akita que esperaba a su amo a la salida de la estación Shibuya, y que al morir seguía acudiendo para recibirlo a su llegada.

Pues algo así ocurrió en Villa Carlos Paz, Argentina. Capitán es un perro que durante 11 años acudió a la tumba de su dueño, quién había fallecido a los 16 años.

Cuando Miguel Guzmán, dueño de Capitán se ingresó al hospital, el perro escapó de su casa para ir en su búsqueda y pese a que la familia lo buscó nunca lo encontró, hasta que se enteraron de que se encontraba en la tumba de su dueño.

¿Cómo fue que dio con el lugar exacto donde fue enterrado su fiel amo? Es un misterio sin resolver, y aunque la familia más de una vez intento llevárselo a su hogar no lo consiguieron.

Capitán se hizo viral rápidamente, pues llamaba la atención de trabajadores, y visitantes del panteón, quienes ya lo veían como de la familia,

Capitán falleció en el cementerio, consecuencia de una insuficiencia renal crónica, misma que ya no le permitía ver o caminar bien. Miembros de la comunidad han pedido que se coloquen los restos del perrito junto a los de su dueño.


Comentarios