Reseña: Digimon Story Cyber Sleuth: Hacker’s Memory

Directamente desde tus recuerdos infantiles

 Si algo ha sabido hacer Bandai Namco es mantener a su audiencia despierta por la nostalgia de su infancia. Desde la primera entrega de Cyber Sleuth en 2016, Media Vision, los expertos en juegos de rol, perforaron los estándares de un RPG ofreciendo títulos más inmersivos. Y no fue la excepción en esta secuela; Hacker’s Memory nos lleva directamente a lo profundo de un digimundo creado y diseñado para la inmersión de sus jugadores.

Directamente a PlayStation Vita y PlayStation 4, la historia de Digimon Cyber Sleuth: Hacker’s Memory y el rumbo que tome depende completamente de las decisiones que tomes en momentos específicos durante las conversaciones que, lejos de ser las típicas conversaciones, se convierten en retos mentales y semblanzas filosóficas.

Con un ambiente ambivalente entre el mundo digital y los problemas del mundo real que conlleva ser un adolescente hoy en día, el juego desenvuelve su trama al rededor de Keisuke (nuestro personaje, al cual le podremos modificar el nombre), quien busca encontrar y castigar al culpable de la repentina pérdida de su cuenta.

En Digimon Cyber Sleuth: Hacker’s Memory, una cuenta en EDEN es el equivalente a la identidad individual en el mundo real, pues, en el mundo digital, tener datos alterados o un avatar que no se parezca a ti es completamente ilegal. Es por ello que los hackers se ven envueltos entre misterios y miedos por parte de las personas comunes y corrientes sin embargo, también son considerados maestros de la justicia.

Localizado en un pueblo similar a tokyo, su principal localización temporal es en un mundo contemporáneo alterno en donde la única variante es la entrega completa al mundo digtal, pues sobre este giran todas las necesidades y actividades económicas del pueblo.

Dentro de Digimon Cyber Sleuth: Hacker’s Memory, el universo digital cuenta con más de 5 mapas medianos diferentes en donde podrás encontrar pequeños adversarios, o hackers de alto rango dispuestos a dar batalla. En ellos tendrás que resolver contratos adyacentes a la historia principal, los cuales te darán dinero e ítems para explotar al máximo tus habilidades. Los contratos van desde encontrar personas, resolver puzzles, pelear con otros digimon, hasta hablar con los dueños de zonas exclusivas.

El juego nos permite accesibilidad continua a nuestros estatus digitales lo cual simboliza un entorno menos complejo para determinar las necesidades de tus digimon. Si bien el juego en línea es poco interactivo, las habilidades a explotar son completamente enriquecedoras al entorno visual. Así mismo cuando inicias tu partida, el interfaz te permite decidir tu estilo de juego, la duración de los diálogos y la calidad de sus animaciones, lo cual abre los elementos a los jugadores.

La memoria de nuestro digibayte suele quedarse corta pues, entre más evolucionados estén nuestros digimon, más memory party ocuparán sin embargo, no es algo de lo cual haya que preocuparse porque durante todo tu viaje podrás encontrar dispositivos que incrementen tu memoria.

El hilo narrativo del juego es simple, sin embargo deberás poner mucha atención a todas las conversaciones, de lo contrario te perderás en el laberinto de Kowloon o EDEN.

La interrogante de la realidad frente al universo digital siempre será la misma, ¿qué elemento tiene el error? una realidad donde las oportunidades son limitadas, o una digitalización donde una persona ordinaria puede hacer cosas extraordinarias.

Conclusión

Digimon Story Cybersleuth - Hacker’s memory parece ser un puente a elementos llenos de misterio en un futuro, la historia es enriquecedora y los personajes hacen que te enamores de ellos. Lleno de drama, este título es un juego indispensable para los fans de la franquicia, y la opción objetiva para los amantes del RPG.

Lo mejor:

- Banda sonora increíble

- Animaciones orgánicas

- Misiones intuitivas

- Personajes nostálgicos

- Múltiples modos de juego

Lo peor:

- Misiones e instrucciones confusas

- Debes guardar tu proceso a casi cada minuto manualmente

- Diálogos ambiguos e innecesarios

- Pocos elementos empáticos con el personaje principal

- Multijugador básico

Jugabilidad: 7

Los controles son muy intuitivos, sin embargo las aplicaciones de las habilidades del personaje suelen ser confusas y poco prácticas.

Gráficos: 8

Aunque las animaciones son filies a las perspectivas del anime, el motor del juego no es suficiente para permitir la correcta sincronización de los efectos y sonidos.

Música: 10

El diseño sonoro de este título es una obra digna de tener en tu biblioteca musical. Cada pieza inspira sentimientos y emociones propias del momento de juego.

Calificación: 8


Comentarios