Se divorcia porque su esposo no le quiso comprar un sandwich

Si se meten con la comida, se meten conmigo

Una mujer egipcia de 30 años, conocida como Sameeha, decidió divorciarse de su esposo después de 40 días casados porque no le quiso comprar un shawarma, que es una especie de sandwich, en su primera y única salida como hombre y mujer.

Sameeha conoció a Ahmed y dos meses después ya estaban en la ceremonia. El primer día después de oficializar su unión, Ahmed le dijo que no le gustaba salir porque lo consideraba una pérdida de tiempo.

El hombre tiene un trabajo estable y gana una cantidad de dinero decente, pero se acostumbró a una forma de vida sumamente austera. La mujer dice que cada que se iba a trabajar checaba cuanto pan quedaba, y una vez que la mujer tomó un pedazo la castigó prohibiendole comer todo menos arroz y fideos.

A los 40 días convenció a Ahmed de salir a tomar algo y cuando le pidió el sandwich él respondió que sólo habían ido a tomar algo, no a comer. El hombre acusó a la mujer de usarlo sólo para que le comprar cosas y que salir había sido un error. El juicio de divorcio sigue en proceso.


Comentarios