Reseña: Ni no Kuni II (PC)

Un recuerdo a la infancia que vale la pena leer

La madalena de Proust. ¿Qué diablos es eso? Proust, en su obra Por el camino de Swann, escribe un pasaje donde el olor de una madalena mojada en té trae al protagonista de vuelta a vívidos recuerdos de su infancia. ¿Y qué tiene que ver eso con un juego? Ni no Kuni II fue para mí esa madalena: Me llevó de vuelta a mi infancia. A una época donde realmente jugaba por diversión y no con un ojo crítico sobre cada aspecto del juego. Esto es debido a que Ni no Kuni II es una obra con un corazón enorme.

La historia es algo confusa al principio: una presidente de, suponemos, EE. UU. es transportado al mundo mágico de Ding Dong Dell. Ahí, sin entender mucho de lo que está pasando, ayuda al príncipe Evan a escapar de un golpe de estado organizado por una raza de ratas semi humanas. Sí, yo también hice esa cara después de los primeros 20 minutos.

Pero poco a poco, el juego te desarma con su encanto: El diseño de personajes es simple, pero efectivo. Sabes quién es bueno, quién es malo. Quién cae mal desde el principio y quién tiene madera de héroe. El mundo gradualmente empieza a hacer un poco de sentido y sin darte cuenta, ya estás atrapado en los mitos de Ni no Kuni II. No tuve oportunidad de jugar el primero, pero por lo que mis compañeros me han dicho, no te pierdes demasiado. El hecho de que los gráficos son totalmente una “caricatura” interactiva, te transporta con facilidad a este ambiente lleno de magia y aventura.

A nivel jugabilidad, también brilla por un maravilloso balance de simpleza y profundidad simultánea. Las batallas son limitadas a un cierto espacio, y tus personajes cargan algunas armas y poderes para usar en tiempo real. El conectar golpes consecutivos mejora la eficacia de los próximos. Al mismo tiempo, puedes cambiar de armas, usar habilidades y hasta invocar pequeños ayudantes con efectos sobre el campo de batalla. Empieza fácil y con una muy buena curva de aprendizaje, se vuelve complejo y gratificante. Además del combate, existe un elemento de construcción y mejora de tu reino que agrega aún más valor a la aventura.

Por si todo esto no fuese suficiente, creo que la mejor característica del juego es fácil de explicar: Es divertido. Muy divertido. Después de unos largos tutoriales, ya estaba conectando golpes y combos con mis habilidades y personajes. Y a pesar de tener eternos clichés de los RPG’s japoneses (COFF COFF encuentros al azar COFF COFF la historia del elegido COFF), Ni no Kuni te hace olvidar por completo estas nimiedades mientras tienes el control en tu mano y una gigantesca sonrisa en la cara.

Eso sí: una pequeña advertencia. A pesar del ambiente caricaturesco, el juego no es recomendable para niños muy pequeños. Además de su complejidad posterior, algunos elementos de la historia pueden ser no tan agradables para los más chiquitines. No por nada se ganó la clasificación T. Pero no piensen que es algo brutal (para nada), simplemente confíen en mí. No quiero arruinarles nada de la historia.

Lo mejor:

- Gráficos 100% anime: es como un episodio que controlas

- Combate divertido

- Horas y horas de duración

- Los personajes son realmente entrañables

Lo peor:

- Repetición típica del género RPG

- Algo lento para comenzar

- En esta versión de PC pasé por algunas dificultades para correrlo con propiedad en 4K. Nada que una visita a un foro de Steam no resolviera.

Jugabilidad: 9

Un excelente balance de complejidad y apertura

Gráficos: 9

Más de una vez olvidé que estaba viendo gráficos cel shaded y me creí por completo que era un dibujo animado

Música: 8

Apropiadamente orquestal y épica, pero tampoco memorable

Calificación: 9

Si estás cansado de la letanía de juegos violentos y su bravado machista, es la opción perfecta para embarcarte en una aventura llena de personajes y diseño increíble.

Por Rolando Vera (@rax_quintanilla)


Comentarios