Niño repartió éxtasis entre sus compañeros

Varios niños acabaron hospitalizados

Un niño de 2 agarró unas pastillas de éxtasis de diferentes colores, que su padre había dejado en la parte trasera de su auto, el menor se la dio a su hermano mayor de tan solo 8 años y éste se las llevó a la escuela, dividió las partillas en varias partes y las compartió con sus amigos.

Minutos después los pequeños comenzaron a sentirse mal, sintieron mareos, dolores de cabeza y vómitos. Fueron trasladados al hospital y atendidos por intoxicación. El único que no sufrió daños fue un niño de dos años, a quien no le no le gustó la amargura de aquellos “caramelos” y no lo comió

El padre del menor fue detenido y confesó tener una reserva oculta de éxtasis.

TE RECOMIENDO


Comentarios