7 claves para vencer la timidez

Que nada te detenga, ni siquiera tú mismo

Photo by Eric Ward on Unsplash

Denisse Chávez nos da los mejores tips para sobrevivir. En la sección de Vida y Estilo de Ya Párate, nos platicó las claves para vencer la timidez.  sigue a Denisse en @unadenisse y escúchala todos los martes en Ya Párate.

¿Cuántos de nosotros no fuimos ese niño tímido que no se atrevía a reconocer que tenía dudas delante de sus compañeros? Una vez adultos, a lo mejor muchos todavía no somos capaces de hacer una presentación profesional sin sentirnos súper ansiosos.

*Las personas tímidas son diferentes de las personas introvertidas.*

Las personas introvertidas prefieren actividades en solitario a en compañía, pero no le temen a los encuentros sociales. A diferencia de los tímidos que desean mayor contacto social pero tienen un temor irracional a ser rechazados o juzgados por los demás, lo que les provoca ansiedad y frustración.

¿Qué es la timidez?

La timidez es el sentimiento de inseguridad, miedo o ansiedad que algunas personas sufrimos en determinadas situaciones sociales por miedo al rechazo. Esa sensación nos dificulta relacionarnos de forma natural con los demás.

¿Eres o te haces?

1. Alrededor del 15% de los niños nacen con lo que se llama "temperamento inhibido", lo que significa que las nuevas experiencias les producen mucho estrés. Se comprobó que el 75% de los niños tímidos deja de serlo en su etapa adulta gracias a la influencia de su entorno.

Es importante reconocer que todos somos tímidos de algún modo. Todas las personas somos tímidas en ciertas situaciones, aunque hay quienes han aprendido a disimularlo mejor, la realidad es que todos nos ponemos nerviosos.

Hay gente capaz de dar conferencias delante de cientos de personas pero que sufren en una conversación cara a cara con un desconocido. Esto se conoce como timidez situacional. Miedos que aparecen en determinadas situaciones, sobre todo, las que involucran figuras que vemos superiores a nosotros, como profesores o personas muy atractivas.

La mayor responsabilidad es de los padres

Un experimento social, comprobó que la incidencia de timidez es distinta en cada país. El país con menor número de tímidos es Israel (el 30%), mientras que el que presenta un mayor porcentaje, con el 60%, fue Japón. La diferencia principal está en la forma en que los padres felicitan los éxitos y culpan los fracasos de sus hijos. En Japón, si un niño tiene éxito, se llevan el mérito los padres, los profesores, abuelos y tutores implicados en su educación. Pero si fracasa, todas la culpa es del niño. En Israel el reparto de responsabilidades es el contrario. Si un niño intenta hacer volar un cometa y lo consigue, la gente aplaude su destreza. Pero si fracasa, sus padres echan la culpan al viento.

Timidez y valentía son (fisiológicamente) lo mismo

Biológicamente, la emoción y el miedo son idénticos. (Adrenalina). La diferencia radica en las expectativas. Cuando esperas que pase algo malo, te invaden el miedo y la ansiedad, pero cuando anticipas un final feliz, te entusiasma. Un gran ejemplo son los Conferencistas o personas que hablan en público. Sienten tensión antes de hablar en público, pero ellos lo interpretan como excitación. Otro ejemplo es subir a la montaña rusa. Algunos se paralizan con sólo pensarlo y otros interpretan ese nerviosismo como algo positivo.

Acepta tus pensamientos negativos, en vez de luchar contra ellos

En la cultura occidental, a menudo luchamos para cambiar las emociones, cuando en realidad lo que deberíamos hacer es aceptarlas. En el caso de la timidez, una de las terapias más populares es cambiar el diálogo interno negativo del paciente por mensajes positivos, pero un investigador japonés demostró que su terapia con tasa de éxito de entre el 80 y 90%, no reniega de las emociones, si no que las acepta como parte de la vida. Intenta cambiar las conductas en lugar de las emociones. Cuando los pacientes aceptan que pueden fracasar, se sienten más confiados.

Aprende a equivocarte para reducir tu perfeccionismo

Las personas tímidas se someten a una autocrítica constante, que se basa en sus propias expectativas desmesuradas. Esperan que sus chistes sean los más graciosos, sus historias las más interesantes y sus comentarios los más certeros. Para reducir esta ansia de perfección, es necesario aceptar y entender que no es necesario ser el alma de la fiesta para poder sentirte orgullosos de ti mismo. Hay aceptar que los errores suceden, y que muchas veces son inevitables.

Es infinitamente mejor reconocer que eres tímido que tratar de ocultarlo

Expresar tu timidez o nerviosismo con tu boca puede reducir su intensidad. Es una de las formas más sencillas de relajarte. Si eres tímido, es mejor admitirlo que intentar ocultarlo a como dé lugar. Así ya no tendrás que esforzarte en ocultarlo y eso te quitará mucho peso de encima. Expresar tu timidez, despertará la empatía de los demás, al hacerles saber que la estás pasando mal. Aunque esta no es una estrategia oportuna para ciertas ocasiones como una reunión de negocios, por ejemplo.

Toma lo bueno de las redes sociales

Las redes sociales, como Facebook pueden ser una buena puerta de entrada para la gente más tímida. Es una forma de iniciar contactos que de otra manera no se hubieran producido jamás. Si somos objetivos, Facebook permite revelar detalles íntimos de nuestra vida y encontrar temas de conversación en común, pilares básicos para crear conexiones sociales más profundas.


Comentarios