Reseña: Double Cross

Double Cross es un juego que, aunque presenta carencias, tiene un corazón enorme y merece que le des una oportunidad.

Tal vez nunca hayas oído sobre 13 AM Games. Su último juego, Runbow, tuvo mucho éxito en la comunidad indie; pero no logró ser un hit comercial. Ahora regresan con algo completamente diferente: Double Cross. Por alguna razón que no llego a entender, el comunicado de prensa dice que “es como Mega Man”. No hay un calificativo más errado que éste. Double Cross es más como una muy ecléctica mezcla de títulos como Klonoa, N++, Phoenix Wright... Sí, leyeron bien ese último. Y es que Double Cross presenta un mundo no lineal con muchos retos de plataforma y además un misterioso caso que resolver. Algunas partes de la aventura son algo flojas, pero poco a poco el título se va volviendo más interesante (sobre todo descubrir quién es el culpable) y termina en una nota alta.

¿Quién es el culpable?

La historia empieza de forma simple: Eres Zahra Sinclair, la agente más capaz de la agencia de regulación interdimensional RIFT. Después de una serie de eventos que dejan vulnerable a la agencia, tu deber es resolver una serie de investigaciones en diferentes mundos y descubrir quién atacó RIFT.

El principio es lento, ya que la historia se cuenta a través de diálogos en simple texto entre los personajes de RIFT. Realmente el inicio del juego se prolonga más de lo que debería, y eso puede mermar tu interés en él. Otro detalle es que los 3 mundos a explorar están divididos en 3 niveles y un jefe; y son precisamente los mundos “1-1” de cada planeta los que menos detalle tienen. Al jugar el primero de cada uno de éstos parecería que el juego es tremendamente amateur, ya que la historia no avanza demasiado y sus diseños son relativamente simplistas. Pero una vez que llegas a cada segundo nivel, tanto la acción, la dificultad y la narrativa mejoran. Para el 3er nivel de cada dimensión, sentirás que tienes un reto considerable y muy agradable.

Medio bien, medio mal

Es este inicio lento se acentúa con los lados flacos del juego: El combate es muy simple, y aunque puedes aprender combos y técnicas, pocas veces los enemigos presentan un verdadero reto. La única forma en que llegan a ser un peligro es cuando varios te rodean, aunque no es nada que no puedas pasar con un par de intentos.

Pero las plataformas... ¡Oh, pero qué plataformas! La mecánica principal del juego es un gancho especial que te permite moverte con rapidez por el mundo o recoger objetos enemigos y usarlos en su contra. Los niveles más avanzados requieren una verdadera precisión y más de una vez te rascarás la cabeza tratando de descubrir cómo pasar cierta sección.

En este elemento es donde Double Cross brilla por un inteligente diseño de niveles (sólo trata de olvidar los 3 primeros) y un reto bastante aceptable. Al mismo tiempo que evolucionan las plataformas, la historia también. Aunque algunos de los personajes son más que genéricos, otros te arrancarán una sonrisa (¡El agente Piña es la onda!). En los niveles recogerás pistas para ir desenmarañando el misterio y para al mismo tiempo abrir otros niveles.

A mi gusto, la historia es lo suficientemente interesante para querer descubrir quién es el malvado. Es como si los desarrolladores hayan empezado con una idea simple y después se dieron cuenta a medio juego de que podían sacarle aún más potencial. Y sí, esa segunda mitad funciona bastante bien.

Conclusiones

Double Cross no es ninguna super producción que va a romper la industria, pero es un juego que se ve que fue creado con esmero y cariño. Sí, no empieza tan bien como uno quisiera; pero el quedarte para la segunda mitad vale la pena. Encontrarás que al final, 13 AM Games logró exprimir su fórmula lo suficiente para entregarnos un título interesante, divertido y retador. Sólo tenle un poquito de paciencia. Créeme, lo mejor está por venir.

Calificación: 8.5

Por: Rolando Vera

TE RECOMIENDO


Comentarios