Standopados en sus tiempos de escuela

Hay cosas que nunca cambian

Comentar