Reseña: Honor 8X

El Honor 8X es una gran secuela del 7X, y aunque aterriza en un mercado completamente saturado en la gama media, tiene suficientes mejoras para hacer un mayor impacto que su antecesor.

La llegada del Honor 7X fue algo accidentada en nuestro país: arribó de forma tardía, justo después de otros lanzamientos de la competencia. Si hubiese llegado en tiempo, habría competido con las líneas anteriores y habría estado a la altura. Pero eso no pasa con el 8X, que sólo unos meses después llega a refrescar la oferta de Honor para el fin de año. Comparado con su antecesor, el Honor 8X es una secuela excelente. Veamos cómo ha progresado y cómo se compara con la competencia.

Diseño extravagante

El Honor 7X tenía una línea muy elegante y premium, con acabados metalizados color mate. Sin embargo, el Honor 8X tira la sobriedad por la venta y llega con un cuerpo de cristal brillante completamente llamativo. Es imposible sacar este teléfono de tu bolsillo sin llamar la atención. Desgraciadamente, esta tendencia vuelve los equipos más frágiles y vulnerables a las caídas. Un regateo entre funcionalidad y estilo, pero vaya que se ve bien.

Pantalla impresionante

En este rubro, el Honor 8X repite… Honores (chiste). Esta vez llega con bordes extremadamente delgados y una proporción 19.5:9. Esto hace que mirar videos en este equipo sea un verdadero deleite. Sólo el horrendo “notch” o ceja o como quiera llamarlo; destaca. Maldigo cien mil veces el día que Apple convirtió esta estupidez en una tendencia entre fabricantes. En serio: el “notch” es estúpido, feo e inservible y no hay forma en esta buena tierra de defenderlo. Pero ni siquiera esta nauseabunda moda puede opacar lo bien que se siente la pantalla del Honor 8X: si consumes video constantemente en tu celular, el 8X recompensará a tus ojos (Nota adicional: tiene certificación de TÜV Rheinland en su modo de “comodidad” para los ojos. Aunque no es demasiado aparente o diferente a otros modos así).

Cámara… Estándar

Sí, una reseña de gama media más y el mismo comentario de mi parte: éste no es el punto fuerte de ningún teléfono en este rubro. Se repite el arreglo de lente doble para captar profundidad y hacer efecto “retrato”, pero ahora la resolución subió a 20MP. Si cuentas con suficiente luz, tus fotos se verán bien (aunque a veces exagera un poco la gama de colores). Pero en condiciones más oscuras, adolece igual que el resto de sus hermanos de categoría. Eso sí: el 8X cuenta con un modo “Nocturno” para fotos. Desgraciadamente, al carecer de “estabilización” por software como sus primos de gama alta de Huawei, si tienes pulso de maraquero se notará en el resultado final. La cámara frontal es buena e incluso podría jurar que me favorece… Digo, eso no quita que sigo teniendo una cara perfecta para la radio. Pero no me da tanta pena mostrarla usando la cámara de selfies del 8X.

Desempeño mejorado

El 7X funcionaba con normalidad usualmente… Hasta que la horrenda capa de Android de Huawei, EMUI, metía su espantosa narizota. No puedo soportar esta tendencia de los fabricantes. Dejen Android en paz, funciona perfectamente sin toda esa basura que le echan encima. En cuanto puedan (y si pueden, ya que el fabricante ha hecho especialmente engorroso el proceso) cambien de launcher. El EMUI es simplemente feo (no Huawei, nadie quiere íconos de Apple en su Android), lento e ineficiente. Afortunadamente, pasando del 7X al 8X se obtiene un GB de RAM extra que evita que EMUI convierta tu celular en una alberca de melaza. Si algún día sale un Honor con Android One, me enamorará de inmediato. Mientras, eviten EMUI como la plaga.

El usar un procesador de gama media como el Kirin 710 garantiza un consumo óptimo de energía pero, en conjunto con una gigantesca pila de 3750 mAh, esto jamás será de tu preocupación con el 8X. Tiene suficiente energía para un día entero de uso rudo y hasta un poco más en uso moderado. Lo que no puedo entender es porqué usa un puerto Micro USB en 2018. Esto no sólo hace la carga más lenta, sino también la transferencia de datos. Tache ahí, Honor.

La competencia

Como lo mencioné al principio, la competencia en este segmento es feroz en nuestro país. En otros mercados, hay poca participación de compañías. Pero México se ha vuelto un campo de batalla impresionante en este segmento. Aquí, otros fabricantes ofrecen equipos igual de competitivos que le 8X: Xiaomi, LG y Moto. Ya sea con Android One, con puertos USB C de carga rápida o con certificación IP 68; sus competidores buscan diferenciarse agresivamente. En este sentido me gustaría que el 8X tuviera algo más que su pantalla y su diseño para destacar. Pero no se equivoquen: el 8X no es ningún “caballo flaco”. Y con el increíble punto de precio sugerido con el que fue lanzado, Honor deja un mensaje muy claro: México, queremos un pedazo de este pastel y estamos dispuestos a luchar por él.

Conclusiones

El 8X supera con creces a su predecesor y está dispuesto a irrumpir en nuestro mercado con un agresivo precio de lanzamiento. Se ve muy bien, su batería dura todo el día y sus fotografías están a la par de la categoría. Si tan sólo hicieran el salto a USB C y desecharan esa malísima capa de Android, ganarían puntos extra. En total, el Honor 8X es una entrada extremadamente sólida para la categoría. Y al cuidar tu presupuesto, su compra no se vuelve ningún riesgo.

Calificación: 8.5

Por: Rolando Vera

TE RECOMIENDO


Comentarios