Reseña: Jump Force

Se siente como un producto apresurado que aún necesitaba tiempo en el horno

Jump Force se siente como un producto apresurado que aún necesitaba tiempo en el horno. Es una pena que un entretenido sistema de combate esté cubierto de muchos problemas que no dejan disfrutarlo.

Oh, Jump Force… ¿Por qué no me dejas amarte? De verdad lo he intentado desde que lo recibí. Y es que qué podría salir mal con un roster de personajes tan nutrido, lleno de héroes de los mangas más populares de la revista Jump. ¿Gokú vs Luffy? ¿Naruto enfrentando a Deku? Las posibilidades parecían infinitas. Desgraciadamente, poder acceder a estas batallas es un ejercicio de tedio difícil de disfrutar.

¿Qué funciona?

No todo es malo dentro del paquete de Jump Force. El sistema de pelea es simplista comparado con otros títulos de Bandai Namco, pero eso no le resta diversión. Los combos son automáticos. Sólo presiona los botones y cada personaje comenzará una secuencia. Pero las formas de esquivar, defender y contratacar son amplias. Entonces, cada pelea se vuelve un estira y afloja de quién queda abierto a un ataque. Defensiva u ofensivamente, tus personajes tienen muchas opciones. Los poderes especiales son muy sencillos de ejecutar (Gatillo derecho + un botón frontal). Esto me parece que fue implementado para que jugadores que no son muy adeptos a los juegos de peleas lo puedan disfrutar. Hasta existen ataques de “despertar” que transforman a algunos personajes como en sus respectivas aventuras (ejemplo: los súper saiyajins de Dragon Ball). Cada especial se ve espectacular y tiene un montón de efectos que los hacen sentir realmente épicos. Incluso la ropa y armaduras de los personajes reciben daños; y ellos mismos se notan golpeados y afectados por la pelea. En general, las batallas son espectaculares y fáciles de controlar.

¿Qué no funciona?

Desgraciadamente, para llegar a las batallas tienes que soplarte una serie de misiones aburridas y utilizar un mundo central mal implementado. Además, los cinemáticos están terriblemente mal animados. Los personajes son inexpresivos, sus movimientos robóticos y la emotividad de la actuación de voz se siente completamente desconectada de lo que ves en pantalla. Por si fuera poco, algunos videos se congelan o traban por el nivel de los gráficos. El hecho de que en un principio estos videos no pudiesen ser interrumpidos y los tiempos de carga eran eternos, simplemente te mataban las ganas de seguir adelante. La semana pasada se liberó un parche que acorta un poco los tiempos de carga y te permite brincarte los cinemáticos. Pero eso no termina de volver la experiencia entre batallas muy aburrida. Al final, nunca esperé una gran historia de este título. Pero el progresar en el juego se siente lento y sin chiste. Si tan sólo hubiera un modo Arcade, podrías pelear continuamente sin tener que soportar estos videos malhechos.

Conclusiones

Oculto entre un montón de detalles técnicos defectuosos y una progresión de historia tremendamente tediosa, existe un juego de peleas entretenido lleno de fan service que pudo haber sido mucho más divertido. Si tienes alguien con quién luchar constantemente en casa o en línea, puedes sacarle mucha diversión a Jump Force. Pero experimentarlo de forma solitaria, terminará por cansarte por su lentísima progresión. ¡Sólo déjenme pelear de modo espectacular en un modo Arcade!

Calificación: 6.7

Por: Rolando Vera (@rax_quintanilla)

TE RECOMIENDO


Comentarios