Recibe regalo de cumpleaños de su padre fallecido

Michael William Sellers falleció en 2012 a los 56 años. Decidió mantener la tradición de darle flores a su hija hasta que cumpliera los 21, este año es el último. Ahora que ya llegó a su casa de Tennessee el último ramo de flores, Bailey Sellers, la hija, muestra en redes la tarjeta personalizada y escrita a mano, además de una foto de infancia junto a su padre.

Ser padre soltero no fue ningún impedimento

Su padre supo de su enfermedad terminal seis meses antes de morir, así que le dio tiempo de planear la despedida de su mujer y sus cuatro hijos, explica Bailey Sellers al periódico New York Post.

La fotografía de la carta que acompaña el último ramo de flores que fue publicada el 24 de noviembre de este año en Twitter y ya fue compartida más de 350 mil veces y acumula al menos 1.4 millones de me gusta.

La carta dice:

“Bailey, esta es la última carta de amor que te dedico hasta que volvamos a vernos. No quiero que derrames ni una lágrima más por mí, porque estoy en un lugar mejor. Tú eres y siempre serás la joya más preciada que he recibido. Es tu 21 cumpleaños y quiero que respetes siempre a tu madre y seas fiel a ti misma. Sé feliz y vive la vida al máximo. Seguiré estando contigo en los momentos importantes. Solo mira alrededor y allí estaré.

Te quiero.

Feliz cumpleaños.

Papá”

Padre divorciado trata de pagar la pensión de su hija... con pizza

Bailey también dijo que desde que su padre murió, y que odió su cumpleaños y que temía cada año porque él siempre solía hacerlo muy especial. Especialmente el del cumpleaños 21 era el más esperado y temido porque sabía que sería el último en el que recibiría su ramo de flores. Ahora con la carta dice tuvo un sabor increíble y triste al mismo tiempo.

Trabajadores se enojan por tener celebración de día del padre


TE RECOMIENDO


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Así se pagan los castigos de la muerte

Franky y el pan con moho

Así se pagan los castigos de la muerte

Adivinen al perdedor

Castigo del chile inhalado

Adivinen al perdedor